Noticia

Entrevista en El Mercurio a Raúl Véjar, gerente general de SONDA: “Es bastante lógico pensar que el siguiente paso de SONDA es instalarse en Estados Unidos”

Entrevista en El Mercurio a Raúl Véjar, gerente general de SONDA: “Es bastante lógico pensar que el siguiente paso de SONDA es instalarse en Estados Unidos”

SONDA, la mayor firma latinoamericana de servicios de tecnologías de la información, completó el primer año del plan trienal que trazó para 2019-2021. El año recién pasado, la compañía —controlada por Andrés Navarro—invirtió US$ 100 millones de los US$ 360 millones contemplados para todo el lapso, recursos que se destinaron, principalmente, a la construcción de los nuevos Data Center en Chile y Colombia.

También implementaron importantes cambios en la organización, con la creación de las llamadas “unidades verticales” para las industrias de sistemas financieros, retail y transporte, “que son de las que más invierten en tecnologías de la información (TI). El foco es potenciar la generación de soluciones específicas para esas industrias. Estas nuevas unidades son corporativas, por lo que son responsables del negocio en los 10 países donde estamos presentes”, comenta Raúl Véjar, gerente general de SONDA.

La firma, además, potenció la Unidad de Transformación, que maneja las soluciones de inteligencia artificial, big data, analytics, robótica y automatización de procesos y de ciberseguridad. Para esta línea de negocios esperan cerrar contratos en torno a los US$ 100 millones durante 2020.

A nivel consolidado, la meta de la compañía apunta a duplicar sus ingresos al 2023, superando los US$ 2.000 millones. En el cumplimiento de ese objetivo, un importante empuje podría venir del ingreso a un nuevo mercado, más allá de las fronteras de Latinoamérica, donde hoy opera. ‘En la región tenemos bastante por crecer en los países en los que estamos, no vemos más espacio para llegar a otro país en América Latina. Sin embargo, queremos ser una compañía global, y es lógico y natural pensar que el siguiente paso de SONDA es instalarse en Estados Unidos. Nos gustaría, esa opción está abierta. Sería comprando alguna operación, aunque por el momento no estamos evaluando nada concreto’, señala Véjar.

Como parte de su plan estratégico, recientemente SONDA decidió simplificar la estructura bajo la cual maneja sus inversiones en el exterior y centralizar los negocios fuera del país en la sociedad SONDA Inversiones Internacionales, que constituyó especialmente para ese fin. Raúl Véjar explica que ‘por una razón de negocios, pondremos bajo un solo paraguas todas las inversiones que tenemos fuera de Chile. Actualmente, tenemos agrupadas las inversiones en Brasil en una sociedad — SONDA Filiales Brasil— y las inversiones en los otros ocho países en otra sociedad, Sonda Regional (…).  Esto simplifica la estructura’. La nueva sociedad que agrupa los negocios de SONDA fuera de Chile tiene un capital de US$ 650 millones, precisa el ejecutivo.

SONDA cerró un buen 2019, con ingresos consolidados por US$ 1.131 millones —un 5,8% más que el ejercicio anterior—, su Ebitda creció 2,1% y obtuvo una utilidad neta de US$ 31 millones, 116% superior al año previo. La empresa, eso sí, se benefició de la venta de la filial Transacciones Electrónicas, en US$ 34,5 millones, ‘pues sin esa operación habríamos tenido pérdidas’, reconoce el ejecutivo.

Explica que los resultados estuvieron influidos negativamente por dos efectos contables: Argentina, con una economía hiperinflacionaria, y el alza del tipo de cambio en Chile, que impulsó el valor de los activos en el extranjero y generó una utilidad ficticia afecta a impuestos. ‘Entre ambos elementos hubo un impacto de US$ 22 millones, que va directo contra la utilidad’, precisa Véjar.

La operación en Chile —que representa el 46% de los ingresos consolidados— no se vio afectada por la crisis social. ‘No hemos notado aún efectos negativos. Parte importante de nuestro negocio está basado en contratos de servicios TI de largo plazo, con un nivel importante de ingresos recurrentes, lo que da bastante estabilidad. Nuestra mirada y nuestras inversiones son de largo plazo, y por lo demás, hemos tenido que afrontar situaciones complejas en diferentes países y las hemos sorteado exitosamente’, subraya.

Reflejo de aquello, añade Véjar, son los cierres de nuevos negocios, en los cuales SONDA, de manera consolidada, creció un 11% respecto de 2018, con US$ 1.387 millones. El mayor crecimiento de la actividad provino de Chile, con un alza de 34,4% (representó el 45% de todos los nuevos contratos), seguido de Brasil, con 10,8% de aumento durante 2019 (el 38% del total).

Para este año, en la compañía son optimistas. ‘A nivel consolidado, esperamos un mejor año comparado con el anterior. Apuntamos a crecer a dos dígitos en 2020, tanto en ingresos como en Ebitda’, prevé el ejecutivo.
Actualmente, Sonda participa en potenciales proyectos por US$ 3.738 millones. Brasil representa el 53% de esas oportunidades; Chile y México, el 10% cada uno.

Quintuplicar la operación en México

Una decepción fue la operación de la compañía en México, admiten en SONDA. ‘La única región que no nos dejó conformes fue México. Los resultados no fueron satisfactorios’, comenta Véjar.

Explica que también jugó en contra la incertidumbre que vivió el país, que postergó inversiones. ‘En total, nuestros ingresos cayeron 32%, dos tercios explicados por la disminución del negocio de infraestructura’, detalla. Para este 2020, en cambio, anticipan un escenario más favorable, donde ‘esperamos un crecimiento importante, tanto en ingresos como en Ebitda’.

El objetivo de SONDA en territorio azteca es más ambicioso: quintuplicar su actual tamaño. ‘Nuestra operación en México debiera ser mucho más grande de lo que es hoy, dado el tamaño del mercado. En ese país tenemos una operación de US$ 60 millones y debiera ser al menos de US$ 300 millones.
Creemos que es perfectamente posible llegar a ese nivel’, plantea Véjar.

publicado en El mercurio

Contáctanos
Selecciona un país
Empresa
Nombre
E-mail
Servicio de interés
Mensaje