Politicas de privacidad SONDA

Columnas

La tecnología tiene un compromiso con el país y la sociedad

La tecnología tiene un compromiso con el país y la sociedad

Sabemos que la pandemia estará por un tiempo indefinido en nuestras vidas

Ahora, nos enfocamos en trazar la hoja de ruta que nos permitirá navegar por los denominados entornos de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad (VUCA por sus siglas en inglés), los cuales deberán enfrentar las empresas en el futuro inmediato. No son momentos sencillos para nadie. 

Creo que la tecnología es una de las llamadas para contribuir en el proceso de reactivación del tejido empresarial colombiano, tiene la capacidad de ser un motor para aumentar la competitividad corporativa, el empleo, la conectividad y ser catalizadora de educación. 

En ese orden de ideas, entre el sector privado, las agremiaciones y el Gobierno Nacional, debemos fortalecer todos aquellos planes de acción que, directa o indirectamente, lleven a una democratización de la tecnología. Estoy convencida que trabajando por esa democratización se darán pasos importantes para que Colombia desde su base empresarial, como pymes, mipymes y pequeñas empresas, cuenten con acceso a herramientas que les ayuden a incrementar su competitividad, eso dará fuerza para iniciar a enderezar el rumbo perdido a consecuencia del Covid-19.  

La educación también jugará un rol determinante al tener la capacidad de empoderar al talento humano. El Gobierno a través de MinTIC, deben seguir sus campañas educativas. Por ejemplo, me parece pertinente ejemplificarlo con una de las metas del presidente Iván Duque, quien planteó la tarea de alcanzar 100 mil nuevos programadores en el país para 2022, iniciativa que -precisamente- está articulada con varias agremiaciones y mesas de trabajo. Ese tipo de apuestas desarrollarán el talento que se convertirá en la fuerza transformadora de Colombia cuando más se le requiere. 

Allí podemos decir, que con el uso de la tecnología podremos preparar a los profesionales que tendrán la tarea de ‘explotar’ la tecnología en beneficio de las empresas y la sociedad. Además, eso nos dará el resultado de abrir un espectro importante en empleo, capital intelectual, ser un país de desarrolladores y una fábrica de aplicaciones de cara a Latinoamérica. 

Otro paso esencial que se tiene que dar es el de tomar la iniciativa (desde el interior de las compañías) en la implementación de una cultura empresarial que lleve a la adopción real de la tecnología como una impulsora y transformadora de las organizaciones. De no ser así, una empresa que culturalmente no esté dispuesta a tener un cambio y apropiarlo desde una estrategia de transformación digital, no tendrá éxito y simplemente será una compañía que compra herramientas o plataformas tecnológicas para superar problemas, pero no alcanzará el tope de la productividad y beneficios que las soluciones le podrán ofrecer. Es un asunto que debe nacer desde el corazón de las organizaciones. 

Hoy la innovación tecnológica nos ofrece distintas soluciones que podrán aportar -bastante- a la reactivación económica, cada una está enfocada al cumplimiento de objetivos y los líderes empresariales deben entender que su implementación les permite desarrollarse y dar pasos hacia adelante; apoyando el engranaje macroeconómico de Colombia. 

El mercado ofrece plataformas smart business con un foco propio en el desarrollo de ciudades, municipios y regiones, con soluciones enfocadas especialmente al transporte, iluminarias inteligentes y puertos, entre otras, las cuales van alienadas con la visión de gobierno y tienen todo el potencial para aportar a la competitividad de país. Esta emergencia debe ser la oportunidad para aprovechar lo que tenemos y ponerlo en marcha para recortar indicadores de competitividad que tenemos retrasados en comparación con otros países de la región.  

En ese punto nos cruzamos con uno de los temas que planteé en el inició del artículo, el incrementar la implementación de tecnologías (vía democratización) como cloud, internet de las cosas (IoT), machine learning y automatización de procesos en las pymes, mipymes o pequeñas empresas, eso nos hará fuertes en el panorama regional y llamará la atención de inversionistas extranjeros (claves para una economía fuerte) al ver un tejido empresarial profesional, capaz e innovador desde su base. 

Lamentablemente, el virus impactará nuestros índices de lucha contra la pobreza como ya se ha informado, vamos a remar nuevamente para recuperar el terreno perdido y como se ha dicho desde la visión de expertos como Rosario Córdoba, Presidenta del Consejo Privado de Competitividad, con quien me siento muy sincronizada; habrá que focalizar parte del trabajo en la adopción de tecnologías avanzadas, digitalización y comercio electrónico. 

La tecnología fue la que abrió paso a tener plataformas para el desarrollo del comercio electrónico, el cual hoy está siendo el salvavidas de miles de empresas en Colombia, su uso está basado en la aplicación de plataformas inteligentes, ese, tal vez, es el ejemplo más claro de la capacidad y el ‘poder’ que tiene la tecnología para sacar adelante al país. 

Es el momento de prepararnos, proyectar e implementar, no hay espera para poner en marcha todo aquello que nos lleve a ser referentes en las empresas, quienes aún se queden en el terreno de improvisar, estarán condenados al fracaso y el país requiere de todas sus empresas generando empleo y siendo casos de éxito.

Contáctanos
Selecciona un país
Empresa
Nombre
E-mail
Servicio de interés
Mensaje