Columnas

Cyber lunes, martes, miércoles… los desafíos virtuales de los retailers en la era digital.

Cyber lunes, martes, miércoles… los desafíos virtuales de los retailers en la era digital.

Durante 2016, Chile se ubicó entre las veinte principales plazas de comercio electrónico a nivel global. Superando a países como Rusia, Argentina, Brasil y México, entre otros. Esto se explica, en parte, por la gran penetración de internet, que en nuestro país alcanza prácticamente al 80% de la población (según la CCS, hay cerca de 13 millones de personas conectadas en el país). En el 2012 el comercio electrónico en Chile registraba compras por US$ 1.300 millones, mientras para el 2017 la CCS proyecta compras por sobre los US$ 3.200 millones.

En este contexto, las jornadas de ofertas virtuales de oferta (algunas mundiales como el Cyber Monday y otras locales como el Cyber Day en Chile, o el en que hay un aumento explosivo en las visitas y ventas de las web transaccionales de retailers multinacionales y locales. En Chile el fenómeno ha tenido tal popularidad que estas jornadas han desplazado hitos de ventas tan importantes como el Día de la Madre o incluso la Navidad. Incluso los retailers que se han subido tarde han logrado ver resultados positivos en sus primeras participaciones en estos eventos.

En paralelo, algunos actores locales están disponibilizando sus plataformas de e-commerce en modalidad Market Place. Esto se traduce, básicamente, en dar acceso a miles de emprendedores para que muestren y vendan sus productos a través de su sitio web, disponibilizando con esto sus plataformas tecnológicas, logísticas y su cobertura en internet, entregando acceso a los pequeños comercios que hoy representan menos del 5% del comercio online.

Para todos los retailers, desde los medianos y pequeños hasta los más grandes, es imperativo contar con los conocimientos técnicos y disponer de la plataforma tecnológica que les permita participar activamente de estas oportunidades de negocio, sin embargo, para algunos dichas platafomas son muy lejanas, debido a que desconocen que hay alternativas al alcance de sus recursos, como las plataformas de cloud en modalidad de pago por uso.

Los proveedores de servicios de data center y cloud hoy disponemos de un amplio abanico de alternativas, que van desde servicios de virtualización, nubes privadas, híbridas o públicas, que permiten extender sus centros de datos hacia una plataforma escalable, con alta disponibilidad y consumo a demanda. Los ambientes de cloud alojados en Chile aseguran, por ejemplo, una conectividad de alta calidad y son compatibles con regulaciones financieras que limitan la ubicación geográfica de información sensible. Cuando estos factores no son una limitante para el despliegue de las aplicaciones de e-commerce, se puede recurrir a los ambientes cloud de hiperescala, como por ejemplo Microsoft Azure o Amazon Web Services. Para esto, el retailer se debe asegurar de que su proveedor posea las alianzas y certificaciones para habilitar ambientes de cloud híbrido o públicas utilizando estas tecnologías.

Es relevante entender que en algunas categorías del retail, más del 70% de los consumidores adopta sus decisiones de consumo en Internet, para luego adquirir en una tienda física del proveedor elegido. Por esto, los comercios físicos que no disponen de sitios de e-commerce van quedando fuera del “radar” de los consumidores, formando parte de lo que la CCS ha denominado como un “punto de ciego” para los compradores (quienes nunca se enteran de la oferta de esos comercios).

En paralelo, se estima que explosiva migración hacia los canales virtuales, la omnicanalidad, la valoración de la experiencia de compra en tiendas físicas, la alta incidencia de las tecnologías en las estrategias de marketing y posicionamiento (el Smartphone es el principal punto de contacto), la llegada de la IoT a las salas de venta, entre otros factores (Estudio de CCS, 2016), hará que se vayan masificando y segmentando estos eventos virtuales, haciendo que cada vez se repitan las instancias con aumentos explosivos de demanda e inversión, con todos los desafíos tecnológicos y logísticos que esto implica. Y para estos las plataformas físicas y virtuales de los actores grandes, medianos y pequeños deben estar preparadas para funcionar de manera eficiente. Ya no hay espacio para excusas. El consumidor ya no espera a quienes se quedan atrás.

Contáctanos
Selecciona un país
Empresa
Nombre
E-mail
Servicio de interés
Mensaje