Reportaje

Virtualización e Hiperconvergencia: Elementos clave en el servicio de cloud

Virtualización e Hiperconvergencia: Elementos clave en el servicio de cloud

En el último tiempo, la masificación del cloud computing, claramente está cambiando el paradigma del alojamiento de datos. La virtualización ha ayudado mucho en este sentido, casi hasta llegar a convertirse en un estándar dentro del mercado. Y esta es una tendencia que no solo ha impactado fuertemente en el sector financiero, sino que además en rubros como la industria de telecomunicaciones, comercio y gobierno.

De acuerdo con datos de IDC, pese a que el impacto del Cloud Computing en el mercado de servidores existe, sobre todo entre aquellos workload que no son de misión crítica, aún no es tan visible. De hecho, si bien este segmento ha caído año a año (13,0% en ganancias comparando los años 2017 y 2016), todavía son cifras bajas en decrecimiento, lo que no marca una tendencia tan abismante.

“Sí hay un impacto en las nuevas cargas de trabajo, en el desarrollo de aplicaciones e infraestructuras que están implementando las empresas para enfrentar estacionalidades”, aclara Matías Fuentes, Analista de Servicios de TI IDC Chile. “Por ejemplo, en el retail, cuando se enfrentan fechas clave para el consumo (día de la Madre, Navidad, CyberDays), o en el sector educacional, cuando se hace frente a los procesos de inscripciones”, explica.

Javier Romano, Director Regional de Tecnología en SONDA, afirma que lo principal ha sido la modalidad de compra, que está pasando de Capex a Opex. “Esto se traduce en que en muchos casos se adopta un modelo as a Service (aaS), lo que se da tanto para casos de nube privada, dedicada o compartida, como en casos de nube pública”.

El profesional señala que si bien hay compañías que por motivos financieros siguen buscando comprar servidores (Capex), la gran mayoría ha pasado a consumo como servicio (Opex). “Las organizaciones de TI han decidido tomar las ventajas del cloud computing para que los requerimientos de las áreas de negocio puedan tener una respuesta adecuada, en tiempo y forma”.

Ventajas como flexibilidad, versatilidad, escalabilidad y optimización de costos traen de igual manera la necesidad de modificar cómo se gestiona la plataforma de cómputo, ya que, sin un correcto control, algunos clientes se han encontrado con “sorpresas” al comenzar a adoptar el modelo aaS. “La clave es la gestión, pues hay herramientas y servicios para poder liberar la adopción sin perder el control de los presupuestos, y en general, del gobierno de los recursos”, enfatiza Romano.

Virtualización e hiperconvergencia

La virtualización de servidores es una práctica bastante extendida en el país. Es un denominador común en las empresas, lo que ha facilitado el camino hacia la migración al cloud, ya que esos servidores virtualizados pueden migrar con mayor facilidad a la nube.

“Tal como el cloud computing, tendencia que aumenta un 33,8% anual, la hiperconvergencia está creciendo a ritmos de 35% en 2019, principalmente porque hay datos que históricamente se guardaban en disco externo y que hoy se almacenan en estas tecnologías, dadas sus cualidades que dicen relación con la eficiencia de procesos de TI”, destaca Fuentes.

Para Romano, la virtualización hoy es el estándar de la industria, ya que hay muy pocos casos de uso que ameritan el uso de servidores físicos dedicados. “Esto fue facilitado tanto por la evolución de las capacidades de gestión de los distintos sistemas de virtualización, como por la flexibilidad de tener múltiples ambientes que extienden las capacidades de los equipos físicos; hoy inclusive con capacidades reales de orquestación híbrida (nube privada a pública)”.

Respecto de la hiperconvergencia, para distintos tamaños de organización presenta un modelo de administración y gestión simplificada, que redunda en un menor costo de operación. “En operaciones de gran escala se ocupan plataformas SDX (Software Defined Everything), pero con la separación física de las capas de cómputo, almacenamiento y red”, indica Romano. “La hiperconvergencia da nuevas alternativas, pero para cada caso, las organizaciones deben analizar su contexto y tomar la decisión adecuada”, agrega.

Funciones y segmentos

Hoy en día, los servidores se usan para distintos objetivos, entre los que destacan almacenamiento, correos electrónicos y uso de software. Sin embargo, afirma Fuentes, cada una de estas funcionalidades tiene distintos grados de importancia. “En el caso del correo, hay un menor número de empresas que utiliza servidores para este tipo de servicios, contando con una alta tasa de compañías que tienen sus mensajes alojados en la nube”.

Para otras funciones existe una mayor compra de servidores: un ejemplo claro son los sistemas de ERP o los core financieros que usa la industria financiera para garantizar alta disponibilidad y desempeño de servicios.

“El caso de uso tiene por una parte que ver con requerimientos del fabricante de software que correrá en dicho equipo, por temas de certificaciones o aseguramiento de performance, pero en la mayoría de los casos, tiene sentido cuando se analiza la inversión del stack completo”, explica Romano. “En muchos casos el software es más oneroso que el hardware; dedicar servidores en algunos de estos casos permite optimizar el licenciamiento de algunos desarrolladores de software. En esencia, hemos visto más requerimientos de máquinas físicas por temas de costos que por responder a una carga de trabajo específica”, añade.

La adquisición de servidores en Chile es transversal a los distintos sectores productivos, sin embargo, para algunas industrias es mucho más clave. “En 2018 se compraron cerca de 12.000 servidores físicos. De este número, cerca de un 30% fue adquirido por el sector financiero, le que necesita parámetros de seguridad bastante específicos. Son muy importantes, también, las industrias de las telecomunicaciones, el comercio y el gobierno”, detalla Fuentes.

Típicamente, quienes requieren adquirir servidores suelen ser empresas de tamaño mediano a grande, añade Romano. “En el segmento Pyme es normal ver la adopción de servicios de nube privada o pública, ya que les permite seguir siendo eficientes, independientemente de si su negocio crece o decrece. Esta flexibilidad es muy necesaria en las organizaciones en donde los recursos son escasos”.

Criterios a considerar

Según los expertos, la tecnología va a seguir evolucionando y constantemente habrá un aumento en la densidad de cómputo y almacenamiento por unidad de rack, pero efectivamente cada vez los clientes se preocupan menos por las características de los servidores físicos, y toman sus decisiones de acuerdo con prestaciones del conjunto (hardware, software, servicios de soporte y gestión). “Si bien siempre fue una diferenciación apoyarse en una empresa de servicios TI con experiencia y capacidad, con la diversidad de opciones es clave no solo pensar en el precio, sino en cómo este conjunto de soluciones puede permitir que mis aplicaciones funcionen de forma óptima, incluyendo la capacidad consultiva de poder hacer cambios a las mismas. En este ámbito creemos que es clave tener un partner que de verdad pueda apoyar en el stack completo”, resume Romano.

Para Fuentes, si un equipo es destinado a procesar solo un workload, probablemente el diferenciador será el precio. “Pero si ese servidor debe integrarse con otras funciones y entregar servicios críticos de manera interna o externa, hay otros factores clave que van a primar más que el precio”, acota. “La eficiencia energética (EE) es un tema relevante a considerar para los grandes compradores de servidores (data center, por ejemplo), pero para pequeñas compras de servidores no existe una gran diferencia”, precisa.

Romano concluye afirmando que las especificaciones deben acompañar las necesidades de las cargas de trabajo/aplicaciones que vayan a correr en los equipos, los que ocupan cada vez menos espacio físico, tienen mejor EE y una gran densidad. “Es clave elegir un proveedor de housing/hosting que pueda entregar cada vez mejor eficiencia en el valor total de la operación. En el caso del cliente que adquiere servidores, es crucial tener el respaldo de un buen nivel de soporte local; el servicio postventa es vital al momento de tomar una decisión”

Publicado en: Channel News