Noticia

“Una buena implementación Tecnológica en las AFP podría ayudar a mejorar la rentabilidad de sus afiliados”

“Una buena implementación Tecnológica en las AFP podría ayudar a mejorar la rentabilidad de sus afiliados”

Cuestionadas y alabadas; esa es la polarización bajo la que viven las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP). Incluso en Chile, el país donde fueron inventadas. Pero hoy, con la irrupción de tecnologías de punta y softwares especializados, se está tratando de revertir esta postura de la opinión pública. De esto conversó AméricaEconomía con Jean Pierre Opazo. director de Productos & Seguros de la tecnológica chilena SONDA.

-Históricamente, las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP) no han estado cerca de los cambios tecnológicos. ¿Cómo es el panorama hoy?
-Estas organizaciones fueron creadas en 1980, y si centramos la mirada en su giro, podemos observar que siempre fueron muy demandantes de tecnologías de información, ya que manejan enormes volúmenes de datos. Y este manejo no sería posible sin la ayuda de la tecnología. Por eso estas empresas han tratado de estar actualizadas a la hora de implementar nuevas técnicas a sus procesos y de estar a la par con las transformaciones de la tecnología. Pero claro, quizás no han sido tan innovadoras o tan rápidas, aunque sí ha existido un proceso gradual y creciente de incorporación de nuevas herramientas digitales.
En la década de los 80 comenzaron a operar con lo que se tenía a mano, como realizar operaciones en mainframe o en computadores departamentales con procesos que se realizaban con tarjetas perforadas y respaldo en cinta, algo que hoy sería impensado… Hoy, en cambio, ya tienes un proceso acelerado de adopción de mejores y más nuevas tecnologías.

-SONDA ya tiene el 50% del mercado de asesorías tecnológicas en Chile para las AFP y rápidamente han avanzado a otros países de la región y continentes. ¿Con qué escenario se han encontrado al implementar el sistema de las AFP?
-Con el modelo de soporte tecnológico para las AFP hemos tenido mucha participación, inclusive llegando a continentes como el africano. Cada una de las experiencias ha sido distinta. Nuestro primer desembarco fue en el Perú, a comienzos de los años 90, donde estuvimos implantando el funcionamiento y el sistema de AFP. Perú fue el primero en la región en imitar el modelo de administración chileno, realizándole algunos cambios, por cierto, y nosotros como empresa de tecnología fuimos enfrentando todas esas variantes e implementaciones.
Así también fue el caso de Argentina durante el apogeo de estas administradoras en dicho país, cuando se tuvo que realizar un gran proceso de implementación, hasta que dejaron de funcionar y todo pasó a ser parte del Estado.
Por otro lado, en países como México o Colombia se tuvo que aplicar el nivel de funcionamiento de las AFP a las regulaciones propias de esos mercados. El modelo mexicano, por ejemplo, difiere mucho del aplicado en Chile, ya que ahí existen procesos de recaudación centralizada y de afiliación centralizada, donde las AFP se dedican básicamente a administrar las cuentas individuales de sus afiliados, mientras que son otras las compañías que administran las inversiones. Básicamente son entidades que no son parte de las AFP mexicanas y que en su médula son sociedades de inversión.
Probablemente, el caso más complejo o más complicado fue el de Nigeria, donde desarrollamos un software para la Superintendencia de Pensiones de ese país africano, y para cinco clientes de AFP en esa nación.

-¿Cuál fue ese problema específico que se dio en la implementación del sistema de AFP en Nigeria?
-Lo que se dio fue una complicación mayor por el tema de la no identificación de los ciudadanos, mejor dicho, de los afiliados, ya que las personas que se afilian a una AFP, en Nigeria, no tienen un mecanismo de identificación tan simple como lo tenemos en otras partes del mundo. Por eso, antes de implementar el sistema de AFP se procedió a instalar un procedimiento de implementación biométrica. Entonces, se dio la particularidad de que también suplimos lo que hace una entidad como el Registro Civil. Tuvimos que ser capaces de ingresar huellas dactilares y fotografías que pudieran dar luz verde a la aplicación de un correcto sistema de AFP.

-¿Sus servicios de tecnología para las AFP apuntan a mejorar sus gestiones y procesos internos o se enfocan más a mejorar sus productos y servicios?
-Apuntan al core de las AFP, que es la parte contable y la de inversiones. A eso hay que sumarle una serie de grupos de aplicaciones como el data center o pc utilities; hemos apuntado a satisfacer casi en su totalidad todas las necesidades de servicios que necesita una AFP en la región. Inclusive, hoy podemos llegar a brindar servicios para conformar una AFP, a través de partners externos que poseemos y que van guiando a los clientes en esa temática.
Más transparencia más rentabilidad

-¿Cómo estas soluciones tecnológicas van a ayudar a las AFP a superar las críticas a la transparencia con la que actúan en la administración del dinero de sus afiliados, y cómo ayudarán a incrementar la real rentabilidad de los fondos?
-Con respecto a la implementación de tecnologías asociadas a una mejor rentabilidad, estas van impulsadas de forma positiva, porque hoy la tecnología “apalanca” fundamentalmente la automatización de una mayor cantidad de procesos, y eso tiene consecuencia directa en producir una mayor eficiencia de las AFP; y eso debería, de alguna forma, transformarse en menores costos para los afiliados, y al final en aumentar su pensión. Por ello, una buena implementación tecnológica en las AFP podría ayudar a mejorar la rentabilidad de sus afiliados.
Por ejemplo, en Chile existe una regulación que permite que aquella AFP que cobra la menor comisión obtenga una cartera de afiliados nuevos por los próximos dos años, mediante licitación, y lo que podríamos interpretar es que quienes han ganado esas licitaciones o concursos son justamente las administradoras que han integrado las soluciones de software y de tecnologías de transformación digital, porque con ello han logrado reducir sus costos, lo que les ha permitido situarse como las AFP más baratas para sus afiliados en Chile, producto de la eficiencia en sus procesos y mejor uso de sus recursos.

-¿Y qué hay de la transparencia en los procesos de las AFP con esta incorporación de tecnología?
-Estamos seguros que muchas de estas tecnologías de tipo disruptivo, y que han provocado todo ese proceso de transformación que han vivido las AFP, apuntan fundamentalmente a mejorar los servicios o a llegar al usuario con una mayor calidad de datos o calidad de la información.

-¿Qué es lo que aún queda por superar?
-Una brecha a superar es el cómo esa información, generada con datos de calidad, llega a los clientes o afiliados. Ya que se ha tenido una deficiente tarea en comunicar buenas prácticas basadas en información o data de calidad, y eso deja una mala percepción en la sociedad sobre sus procesos, y por ende, sobre su transparencia. Creo que las AFP no han sido lo suficientemente proactivas en términos de sus servicios o de la información que entregan para que les llegue de buena forma a sus afiliados, lo cual ha provocado en la población un descontento enorme en torno al manejo de sus pensiones. Ahora ese descontento o molestia podría revertirse notablemente con la implementación de tecnologías que permitan crear más y mejores servicios para los afiliados.

-¿Qué va a pasar con las AFP que no integren soluciones de tecnología disruptiva en sus procesos?
-Las empresas que no estén en la etapa de transformación digital van a tener una diferenciación por costo, es decir, las AFP que no accedan a tecnología disruptiva o a procesos que puedan tener elementos de automatización relevantes, van a comenzar a ser más costosas para sus afiliados. Y si a eso sumamos los movimientos ciudadanos que hoy existen, que solicitan mayor transparencia y mejor administración de sus dineros, la situación se complica aún más para las organizaciones que no avancen en un proceso de modernización importante.

Publicado en: AE Tecno

Contáctanos
Selecciona un país
Empresa
Nombre
E-mail
Servicio de interés
Mensaje