Columna

Desafíos tecnológicos de los family offices

Carlos Osiniri
Gerente de unidad Aplicaciones TI, SONDA

Los family offices - y multifamily offices- son organizaciones que han ido en aumento en la última década tanto en Chile como en el resto de la región, situación que se ha visto favorecida por el creciente aumento de los patrimonios locales, gracias al buen ritmo de la economía y a la tendencia creciente de profesionalizar la administración de recursos. Prueba de ello son las cifras entregadas por el informe “Maintaining Momentum in a Complex World: Global Wealth 2013”, realizado por Boston Consulting Group (BCG), que señaló que la riqueza de los mayores patrimonios de Chile durante 2012 creció un 6,9%.

Los family offices - y multifamily offices-  son organizaciones que han ido en aumento en la última década tanto en Chile como en el resto de la región, situación que se ha visto favorecida por el creciente aumento de los patrimonios locales, gracias al buen ritmo de la economía y a la tendencia creciente de profesionalizar la administración de recursos. Prueba de ello son las cifras entregadas por el  informe “Maintaining Momentum in a Complex World: Global Wealth 2013”, realizado por Boston Consulting Group (BCG), que señaló que la riqueza de los mayores patrimonios de Chile durante 2012 creció un 6,9%.

Ha sido tanta la relevancia que han alcanzado los family offices en el mercado, que los principales bancos, corredoras de bolsa y fondos de inversión del país los califican como un actor cada vez más gravitante en los grandes negocios, inversiones y transacciones de algunas economías locales.

Es importante destacar que detrás del auge de este tipo de entidades, ha habido un fuerte uso de Tecnologías de la Información (TI), que han permitido que estas plataformas de inversión puedan operar de manera similar a las mesas de dinero de los bancos y corredoras. De hecho, las herramientas de gestión y administración de portafolios de inversión han adquirido cada vez mayor importancia para el correcto funcionamiento de estas instituciones. Éstas permiten, entre otras cosas, realizar el registro y valorización de instrumentos financieros de renta fija y variable, (nacional y extranjera); incorporar  contratos derivados (seguros de cambio e inflación); registrar gastos incurridos en la administración de cada cartera; realizar cálculo de comisiones por pagar por administración de carteras; o valorizar carteras utilizando precios y tasas de compra, o de mercado.

Según datos de la consultora Deloitte, a nivel mundial los family offices han aumentado el uso de tecnologías, utilizándolas intensivamente para comunicarse, administrar sus finanzas, preparar informes, entre otras tareas. Sin embargo, en SONDA consideramos que si bien las TI han contribuido a que los family offices mejoren su eficiencia, productividad y capacidad de respuesta, entendemos que si estas herramientas no se implementan correctamente, pueden dejar a estas empresas expuestas a una serie problemas y riesgos: pérdidas de información y brechas en la confidencialidad, no disponibilidad de sistemas e incapacidad de comunicarse de manera oportuna con instituciones o asesores, o de establecer registros e informes exactos.

Hoy como nunca, los family offices -y multifamily office- necesitan estar conscientes de que una parte importante de su éxito radicará en evitar los excesos de complejidad de los sistemas de TI, lo que hace imperativo que se aseguren de alinear sus herramientas y soluciones tecnológicas para que estén adaptadas a sus necesidades específicas de negocio. Es clave que, al evaluar alternativas TI, estas organizaciones cuenten con la asesoría adecuada, y más todavía durante los procesos de implementación, a fin de que estas herramientas sean una solución que les permita enfocarse en su core business y no se transforme en un problema adicional que solucionar.