Sistema de Apoyo a los Fiscales, herramienta clave de la Reforma Procesal Penal en Chile

Cliente: Ministerio de Justicia Industria: Gobierno Solución: Sistema de Apoyo a los Fiscales (SAF)

Resumen

La Reforma Procesal Penal es uno de los proyectos de modernización más ambiciosos de la Justicia Chilena de las últimas décadas. Ésta contempló, desde su génesis, el uso intensivo de las Tecnologías de Información para apoyar la labor de las instituciones públicas de Justicia, como el Poder Judicial y el Ministerio Público.

SONDA implementó un Sistema informático de Apoyo a los Fiscales, SAF, que permite administrar un mayor número de causas penales, con agilidad y transparencia, y un manejo eficiente de grandes volúmenes de información y trabajo colaborativo entre los equipos involucrados.

Necesidad de Negocio

Tecnología al servicio de la Justicia moderna

En la última década, el Estado de Chile inició un profundo proceso de modernización y adecuación del sistema judicial a los principios de un Estado de Derecho, que hiciera suyos los estándares internacionales, adecuándolos al desarrollo social, económico, político y cultural experimentado por la sociedad chilena en las últimas décadas.

Para ejecutar esta Reforma, el Ministerio Público llamó a licitación para el desarrollo de sus sistemas informáticos en el año 2000. La empresa Orden, filial de SONDA, se adjudicó dicho proyecto, el cual consistía en desarrollar un software que permitiera administrar las causas penales que llevan los Fiscales.

Para llevar a cabo este trabajo, un equipo de expertos de nuestra empresa – compuesto por abogados, analistas y desarrolladores – realizó un profundo estudio de la legislación procesal y orgánica de la Reforma antes de que ésta entrara en vigencia, el 16 de diciembre de 2000.

Solución

Solución SAF: una herramienta colaborativa

El Sistema de Apoyo a los Fiscales (SAF) permite la tramitación y gestión de causas criminales bajo el nuevo marco legal establecido por la Reforma Procesal Penal, entregando información en línea y a nivel nacional, de cualquier antecedente, procedimiento o instancia de las causas que le toca conocer al Ministerio Público.

En este sentido, el SAF es más que un software, es una herramienta colaborativa de clase mundial, con cobertura nacional, que apoya la gestión de causas en las 104 fiscalías que operan hoy en Chile.

Al igual que la Reforma Procesal Penal, este sistema computacional se implementó gradualmente en las trece regiones del país y está en etapa de evaluación para implementarse en otros países.

Según comenta Pablo Álvarez, Director Ejecutivo Nacional del Ministerio Público, “es innegable la mayor eficiencia, transparencia y la percepción del Ministerio Público como una institución moderna. Sería imposible pensar en la Reforma Procesal Penal y los fiscales sin tecnología, pues considerando la cantidad de causas e información que manejan, las respuestas serían bajísimas”.

Resultados

Rapidez y eficiencia

Otro elemento importante se relaciona con los beneficios que este sistema ha traído a los procesos de trabajo institucionales, ya que “el fiscal jefe puede acceder diariamente a todas las causas, dando instrucciones de nuevas diligencias, pericias y otras acciones a su equipo colaborador, quien se encarga de su tramitación y gestión, transformando al SAF en una herramienta colaborativa, que propicia el trabajo en equipo”, destaca Álvarez.

“La rapidez es otro de sus principales beneficios, pues las investigaciones comienzan 48 horas antes, es decir, muy cerca de la fecha en que se cometió el delito; mientras que con el sistema antiguo, los partes policiales registrados durante un fin de semana llegaban en papel a los juzgados y sólo digitarlos tomaba lunes y martes, por lo que recién el miércoles se asignaban las causas”.

En definitiva, se trata de una solución que ha aportado eficiencia y transparencia para el Sistema Judicial Chileno, mejorando la gestión de una las instituciones públicas clave de la República y dando un paso enorme en la modernización del Estado.

Testimonio

“Es innegable la mayor eficiencia, transparencia y la percepción del Ministerio Público como una institución moderna. Sería imposible pensar en la Reforma Procesal Penal y los fiscales sin tecnología, pues considerando la cantidad de causas e información que manejan, las respuestas serían bajísimas”.

Pablo Álvarez, Director Ejecutivo Nacional del Ministerio Público.