Noticia

Compliance como aliado de la mujer en la actuación profesional

Compliance como aliado de la mujer en la actuación profesional

Aunque el Día Internacional de la Mujer es una fecha de celebración debido a que cada día la mujer conquista más espacios y gana más voz en ambientes corporativos, políticos, económicos, deportivos, familiares y educativos, es también una fecha de reflexión, planificación y compromiso de toda la sociedad.

No se trata de la búsqueda de un trabajo fácil o un ambiente que no tenga exigencias o presiones, sino la búsqueda de un ambiente de trabajo igualitario y con las mismas oportunidades para hombres y mujeres. Sin discriminación por el simple hecho de la mujer ser mujer o en razón de dogmas, paradigmas diferentes o incluso por su apariencia o personalidad. Lo que la mujer busca es reconocimiento por su competencia y capacidad, sin ninguna etiqueta, sino más bien con el respeto que debe prevalecer en cualquier ambiente.

En este escenario, la estructura y un programa de compliance (o cumplimiento) son determinantes para garantizar un ambiente propicio y efectivo en las conquistas de las mujeres dentro del ambiente corporativo. El área tiene la misión de adecuar las políticas de la compañía a sus principios y valores, buscando siempre combatir la discriminación, los abusos, la violencia y estimulando, sobre todo, la igualdad de género.

La realidad del compliance en las empresas, y en la cotidianeidad de las mujeres, aporta reflejos sólidos y eficaces en el ejercicio de las actividades profesionales, principalmente por permitir y garantizar que ellas puedan actuar con más seguridad, confianza e igualdad de oportunidades, sin que tengan que renunciar a sus carreras en virtud de las dificultades y barreras encontradas en ambientes nocivos y no adherentes a la nueva realidad y normas de trato social.

No es casualidad que programas efectivos en las compañías mundiales hayan protegido y estimulado cada vez más la participación femenina en posiciones y carreras que, hasta entonces, eran ejercidas casi íntegramente por hombres. Todo hecho con integridad y acciones serias dirigidas primordialmente a la difusión de la información y mecanismos de transparencia para constatar posibles conductas perjudiciales.

El área de compliance (o cumplimiento) da el apoyo a la organización con capacitaciones que refuerzan los conceptos de igualdad y mejores prácticas de mercado. De esta forma, la compañía se fortalece con la adopción de medidas igualitarias, que amplían el rol de acciones cotidianas contra conductas nocivas y acoso, para que el medio ambiente sea más competitivo e igualitario.

El cambio de cultura es la clave necesaria para la transformación, y la forma más adecuada para alcanzarla es con informaciones claras sobre los objetivos, valores y visiones de la compañía.

Lo que antes se conversaba de forma restrictiva, hoy ha pasado a ser discutido abiertamente en busca de soluciones y alternativas para garantizar la igualdad en el ambiente de trabajo. Gran parte de esta conquista se debe al hecho de que la mujer ha encontrado su voz y el apoyo necesario dentro de los muros y estructura de las empresas.

Además de ayudar a aclarar dudas sobre conductas a ser adoptadas, el compliance garantiza el anonimato y la seguridad jurídica necesaria para las constataciones de eventuales conductas perjudiciales y que van en contra de los principios de la empresa. Sin embargo, es importante reforzar que esta práctica no tiene por objetivo restringir la actuación de los profesionales. Por el contrario, tiene la misión de proveer informaciones e instrucciones, además de buscar la corrección de comportamientos inadecuados que a veces se confunde con limitación de libertades.

La verdadera misión de la estructura de compliance es proteger las libertades, proporcionando informaciones y capacitaciones que buscan contener conductas discriminatorias, asediantes y que son opuestas a la ética de la compañía.

Además de las capacitaciones realizadas por las compañías, está el Canal de Denuncia, que se traduce en una herramienta de gran valor para las mujeres, ya que garantiza la confidencialidad y retira la sensación de que la parte más débil será perjudicada. La identidad del denunciante es resguardada y se garantiza la debida constatación de las denuncias sobre comportamientos que estén en desacuerdo con el Código de Conducta y Ética, así como de prácticas socialmente tolerables, como elogios y bromas, que acaban denigrando, disminuyendo o incomodando a la mujer en su ambiente de trabajo.

Las denuncias constatadas deben ser analizadas por un Comité de Integridad multidisciplinar en cual cuenta con la participación de consejeras en su composición. Esto trae consigo una mirada diferenciada y enriquecedora, contribuyendo con paradigmas complementarios a las discusiones de los temas, a los análisis de las denuncias y a mejoras del programa de compliance.

Es importante reforzar que la influencia del programa de compliance en las actividades desempeñadas por la mujer dentro del ambiente corporativo, produce resultados no sólo para la compañía, la cual pasará a tener un ambiente más integrado, respetuoso y productivo, sino también tendrá más resultados, con colaboradores más felices y satisfechos. Así, se reduce la rotación de personas y la pérdida de información, pero también trae impactos en el ambiente familiar y económico, ya que las compañías tendrán más mujeres contribuyendo a la renta familiar y consecuentemente, para la economía del país, generando más demanda en productos y servicios.

Invitamos a todos a reflexionar en cómo podemos mejorar nuestro ambiente de trabajo sin privar nuestra actuación en la relación cotidiana, buscando un ambiente transformador con más igualdad de oportunidades, respeto en las relaciones y atención al valor femenino en las corporaciones, ya que cada día las mujeres están ocupando su espacio y evidenciando sus cualidades y competencias.

Contáctanos
Selecciona un país
Empresa
Nombre
E-mail
Servicio de interés
Mensaje