Columna

Tecnologías al servicio de la seguridad ciudadana: la exitosa experiencia de Montevideo

Gladys Tanco
Gerencia de Integración y outsourcing

.

La revolución industrial y las subsiguientes olas de modernización han sido agentes clave en el proceso de crecimiento de las grandes estructuras metropolitanas. Diversos estudios afirman que para el año 2050 un 85% de la población mundial vivirá en ciudades, lo que hará más compleja la gestión de temas claves para entregar mejor calidad de vida, como son el transporte, la provisión de servicios básicos, el tratamiento de los desechos particulares e industriales y, uno de los que más preocupación generan en la población – según el Informe Mercer –, la seguridad.

Motivado por el fuerte desarrollo de las tecnologías surge el concepto de Smart City o ciudad inteligente. Tomando la definición de la UE, ésta consiste en “la integración efectiva de los sistemas físicos, digitales y humanos para la construcción de un ambiente que proporcione un futuro sostenible, próspero e inclusivo para sus ciudadanos.”. La ciudad inteligente es entonces aquella ciudad que aplica soluciones tecnológicas con el objetivo de proveer una infraestructura que garantice un desarrollo sostenible, un aumento de la calidad de vida de sus habitantes, una mayor eficacia en el uso de sus recursos y un incremento de la participación ciudadana.

Las nuevas tecnologías, basadas en modelos que utilizan Internet de las Cosas o Big Data, abordan temas de seguridad no sólo con el objetivo de reprimir o prevenir delitos, sino también para evitar vandalismo en las propiedad pública o privada, y actuar rápida y proactivamente frente a situaciones de emergencia o realizar una temprana detección de eventos de riesgo. En definitiva, se busca transformar nuestro hábitat en una ciudad segura, una ciudad con seguridad inteligente.

Hoy tenemos a nuestro alcance una gran cantidad de dispositivos –cámaras digitales integradas a computadoras, robots y drones- que son capaces de percibir y auscultar el entorno que nos rodea a través del análisis de imágenes por computadora, permitiendo que los sistemas levanten las alertas necesarias y las autoridades e instituciones encargadas de la seguridad pública puedan actuar oportunamente.

A través de una red de cámaras y de un sistema de analíticas de video y de sonido, junto a motores de reglas que permiten generar alertas cuando detectan sucesos que han sido definidos previamente como potencialmente peligrosos, es posible que las organizaciones y las ciudades cuenten con un sistema que vele por su seguridad con un mínimo de intervención humana, lo que redunda en menores costos y disminución de riesgos por errores humanos.

Como ejemplo cercano de ello el proyecto Ciudad Segura es hoy una realidad en Montevideo. Un proyecto exitoso de seguridad inteligente que permitió recuperar espacios públicos, revalorizar las propiedades inmobiliarias, entregar seguridad a sus habitantes y turistas y poder volver a disfrutar una zona patrimonial que es un orgullo para todos los montevideanos.

Gladys Tanco
Gerente de Integración y Outsourcing
SONDA Uruguay