Columna

Internet of Things: la nueva revolución de internet

Desde su fundación, en SONDA hemos estado convencidos de que la integración de sistemas está al servicio de una mejora en la calidad de vida y la forma en que nos relacionamos con el entorno. El próximo desafío es lograr la integración de cada vez más dispositivos conectados, interactuando directamente entre ellos y decidiendo acciones en forma automática.

José Orlandini
Gerente corporativo unidad servicios TI de SONDA

Internet of Things (IoT - Internet de las cosas o de los objetos) se refiere a la conexión a través de la red –Internet- de una serie de objetos cotidianos. Una idea simple pero cuya aplicación tiene beneficios que cambiarán definitivamente la forma en que vivimos. 

Esto puede parecer una afirmación atrevida, pero no lo es si analizamos el enorme impacto que Internet ha tenido en la comunicación y acceso a información de las personas en todos los aspectos del mundo moderno, desde los negocios hasta la ciencia, desde la educación a la entretención y, sobre todo, en la forma en que nos relacionamos y cómo accedemos al conocimiento. 

Pues bien, la IoT es el equivalente, pero conectando dispositivos con otros dispositivos. Son cosas conectadas con cosas. Por ejemplo, el auto que se conecta con el servicio técnico directamente para informarle de un problema. O el sistema de calefacción de una casa que se conecta con el sistema de iluminación y otros sensores, para calefaccionar sólo los lugares donde se encuentran los habitantes de la casa. Todo ello sin que las personas se enteren.

Internet es sin duda el gran hito de comienzos del siglo XXI y será recordado de seguro como uno de los grandes eventos en la historia de la humanidad, al mismo nivel que la imprenta de Gutemberg en términos del impacto que tiene su irrupción en la cultura humana. En este marco, IoT es el próximo gran paso en la evolución de la tecnología y representará, sin duda, un avance enorme en la automatización de nuestra vida diaria. 

IoT representa entonces muchos desafíos. La cantidad de información que se generará y transmitirá por la red aumentará exponencialmente. Se requerirá entonces un aumento de la capacidad para recopilar, analizar y distribuir datos para obtener aún más beneficios de este nuevo caudal de información y del conocimiento que nos puede dar. 

En este contexto, IoT cobra una gran importancia, pues a pesar de que algunas de las ideas o aplicaciones existen hace tiempo, muchas veces se basan sobre redes y protocolos de comunicación propietarias, lo que dificulta la intercomunicación. 

Por ejemplo, internamente los autos actuales disponen de diversos sistemas y redes para controlar el funcionamiento del motor, los dispositivos de seguridad, de posicionamiento, de audio, los instrumentos, pero no son IP. Asimismo, edificios y construcciones, principalmente corporativas y comerciales, hace mucho tiempo que cuentan con sistemas de control de climatización (ventalización y temperatura), servicios de comunicación, seguridad, e iluminación, pero sólo hace pocos años han comenzado a utilizar el protocolo IP. Así, a medida que evolucionan los sistemas, estas redes convergerán, se conectarán y podrán comunicarse entre ellas, agregando mayores y mejores funciones operativas, de seguridad, análisis y gestión. 

IoT es ya una realidad hoy día, pero su crecimiento será tal que estimaciones actuales indican que en unos 5 o 6 años más se encontrarán 50.000 millones de dispositivos conectados e interactuando entre sí. 

No obstante, la IoT ya se encuentra en una etapa de crecimiento aceleradísimo: Cada día una multitud de sensores y dispositivos se unen y comienzan a interoperar a través de Internet, facilitándonos la vida. Así, se están sembrando las bases para que proveedores de aplicaciones y de servicios TI ayuden a lograr un progreso real que se traduzca en mejor calidad de vida para nosotros y las futuras generaciones.

--blog--