Una autopista de información: “Bono Electrónico” revoluciona el sistema de atención de Salud

Cliente: Fondo Nacional de Salud, Isapres (Aseguradores), Prestadores del Sistema Salud. Industria: Salud Solución: Pago electrónico para atención de Salud



Salud


Resumen

El uso de la huella dactilar como medio de identificación y bono electrónico (autorización electrónica) en clínicas y hospitales ha sido una de las principales innovaciones tecnológicas de la industria de la Salud en Chile durante los últimos años.

En cada transacción se valida la identidad del paciente, se valoriza y autoriza cada prestación por el asegurador y, si corresponde, por el seguro complementario en forma adicional. El beneficiario puede pagar los montos no cubiertos por el seguro con alguna de las 18 tarjetas de crédito habilitadas con sólo su huella digital y en el mismo acto.

Semanalmente, el sistema recibe los dineros de las Compañías de Seguro y de Tarjetas de Crédito, con lo que paga las transacciones realizadas a 1.800 instituciones de salud, realiza las facturaciones electrónicas respectivas y publica las cuentas corrientes para cada uno de los actores del proceso vía internet.

Necesidad de Negocio

La necesidad de una carretera de información

La emisión electrónica de bonos (autorizaciones electrónicas) en los centros de salud autorizados viene a sustituir el modo de venta tradicional de bonos de atención de salud (BAS) que, en el pasado, efectuaban las sucursales y otras entidades delegadas de venta de las distintas instituciones financiadoras de Salud, permitiendo su emisión directa en el mismo lugar y momento en que el prestador (centro médico) otorga la atención.

La solución desarrollada por SONDA fue el punto de partida para que surgiera una empresa, I-Med, enfocada a comercializar e implantar el sistema de bono electrónico a los distintos actores del mercado de la Salud. I-Med se ha logrado constituir, en sus cuatro años de operación, en una verdadera carretera de información que hace más ágiles, transparentes y expeditas las complejas transacciones interinstitucionales que se originaban en el momento en que un paciente solicitaba atenderse en un centro de Salud.

I-Med es una empresa que nace a partir de una propuesta de FONASA, que licitó todos sus sistemas, como la emisión de bonos tradicional, licencias médicas y recaudación, pero además incorporó un capítulo que contenía una innovación dentro del ámbito de la emisión de bonos: el bono electrónico. En el mercado ya existía un sistema de bono electrónico, pero éste era un sistema cerrado exclusivo para un grupo de Isapres que formaron la empresa desarrolladora, Atesa (Banmédica, Consalud y Promepart).

El desarrollo del producto fue realizado 100% por SONDA, y entre las TI empleadas se contó con el monitor transaccional Tuxedo, que permite manejar una gran cantidad de transacciones simultáneas. y la tecnología ORDEN Dag Web, que permite generar aplicaciones incrustadas en un browser, facilitando de este modo la futura expansión del sistema, así como la distribución de versiones sin tener que reinstalar la aplicación en cada prestador, pues la actualización se produce a través de la red.

Solución

La puesta en marcha del sistema

Los prestadores, a partir de esta solución, pueden operar de tres maneras con I-Med. La primera es venta directa, lo que significa que el prestador tiene una aplicación de caja y venta con I-Med; la solución intermedia consiste en que I-Med sólo emite el bono y se asume que la caja la tiene el prestador; y una tercera, que es la modalidad interfaz, donde el prestador ingresa desde su sistema, se interfasea con I-Med y se emite el bono. Esto significó un nuevo desafío, pues todos los prestadores ocupan códigos distintos a los de las Isapres para las prestaciones, así que homologamos estos códigos, consolidando un lenguaje común para los mundos de los financiadores y los prestadores.. En el fondo, construimos una moderna y robusta carretera de información, que permite que el sistema opere correctamente.

Luego vino el proceso de expansión del producto, donde se fueron integrando los prestadores luego de un chequeo con los financiadores. Además, se implementó la modalidad de pago para los usuarios con tarjetas comerciales.

Resultados

Los beneficios para el usuario se traducen en beneficios para la institución

Gracias al sistema de bono electrónico mejora la percepción que pacientes de todos los estratos sociales tienen del servicio entregado por los prestadores y aseguradores de Salud. Además, permite la atención de toda la gente que ha extraviado los documentos que le permitían atenderse o pagar, como carnet de identidad, credencial de Isapres o Fonasa, tarjetas de casas comerciales, entre otros.

En este momento, no sólo en Chile o Latinoamérica, sino en todo el mundo, se tiene conciencia de la complejidad del mercado de la salud. En la atención de cada uno de los pacientes interactúan muchas instituciones, tanto por el lado de los financiadores y aseguradores, y más por el lado de los prestadores: el médico de cabecera, los especialistas, el hospital o la clínica, la ambulancia, el laboratorio y la farmacia, entre otros. Son todavía más actores si el pago es con tarjeta de crédito, ya sea bancaria o de casa comercial. La necesidad de vislumbrar la medicina como un ámbito de muchos servicios integrados, hace que las instituciones tomen conciencia de la importancia de contar con un sistema integrado que les permita operar de manera eficiente y entregar servicios de valor agregado a sus pacientes.

Beneficios

  • Bonos electrónicos
  • Sistema de pagos para aseguradores y prestadores
  • Verificación biométrica
  • 8,3 millones de personas registradas
  • 3,1 millones de transacciones mensuales
  • 13.718 puntos de atención